Fekra

NOTICIAS

image description

El Dr. Vicente Estremera recoge el pañuelo de Pamplona en nombre de los médicos.

En el día en el que Pamplona conmemora el Privilegio de la Unión de los Tres Burgos, el Ayuntamiento de Pamplona ha reconocido el trabajo realizado por los profesionales sanitarios navarros con la imposición del Pañuelo de Pamplona-Iruñeko Zapia.

El médico Vicente Estremera y la enfermera Belén Izcue, elegidos por sus respectivos colegios profesionales, dedicaron el pañuelo a los profesionales que han combatido al virus desde la primera línea.

Al acto, que ha contado con la presencia del alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y miembros de la corporación municipal, también han acudido los máximos representantes de las principales instituciones de la Comunidad. Han estado presentes la Presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, María Chivite, el Presidente del Parlamento, Unai Hualde, y el Delegado del Gobierno central en Navarra José Luis Arasti. En representación del Colegio de Médicos de Navarra asistieron su presidente, Rafael Teijeira, y vicepresidente primero, Tomás Rubio.

En su discurso el médico de Atención Primaria ya jubilado Vicente Estremera ha recordado la importancia que tuvo la unión en el hecho histórico que hoy se conmemora en Pamplona, y ha pedido que ese sentimiento se recupere en estos momentos para dar una respuesta unida y enfrentar “una pandemia que todavía no ha cedido”. Además, el representante de los galardonados ha pedido a la ciudadanía responsabilidad porque “todavía estamos a tiempo de evitar que la situación se descontrole poniendo en práctica de manera estricta las recomendaciones de las autoridades sanitarias” y ha recordado que hay que cumplir las medidas recomendadas -mascarilla, lavado de manos frecuente y evitar aglomeraciones- “hasta que dispongamos de una vacuna eficaz”. El Dr. Estremera fue uno de los 228 médicos jubilados, en ejercicio privado o preMIRES que respondieron al llamamiento del Colegio de Médicos de Navarra para apoyar a sus compañeros en primera línea frente a la Covid-19 y que se incorporó al equipo de Atención Primaria de II Ensanche.

Por su parte, la enfermera Belén Izcue ha querido hacer una mención especial a los que durante los peores momentos de la pandemia lo dejaron todo para atender a su vocación y ayudar a los demás, y a sus familias y amigos, que han hecho que para ellos “todo este tiempo haya sido menos difícil y más llevadero”. Pese al gran trabajo que están llevando a cabo los sanitarios, ha recordado que “todos tenemos un papel muy importante en la lucha contra el Covid-19” y ha destacado la importancia de no olvidar lo que la sociedad ha pasado “es importante mirar al pasado para aprender de lo vivido, aprender de los buenos y malos momentos pasados durante la pandemia; pero más importante es mirar al futuro con responsabilidad, no olvidar que esto no ha terminado”, ha destacado.

En el acto de homenaje y recuerdo se han colocado 1.476 flores, una por cada uno de los pamploneses que han perdido la vida durante la pandemia, bien a causa del coronavirus, o por cualquier otra razón, pero a los que las restricciones sanitarias tampoco les han permitido que sus allegados les despidieran como les hubiera gustado. También se ha guardado un minuto de silencio y se ha abonado un árbol, un Gingo Biloga, ejemplar único en el mundo al que se conoce como el símbolo de la eterna esperanza. Este ejemplar permanecerá en pie en la Ciudadela para recordar a toda la ciudadanía estos tiempos difíciles, pero también para demostrar con su fuerza que a pesar de las tragedias y desgracias la vida sigue adelante.

RECONOCIMIENTO A LOS COLECTIVOS QUE HAN LUCHADO CONTRA LA PANDEMIA

El acto también ha servido para homenajear a colectivos que están siendo clave en la lucha contra la pandemia. El Ayuntamiento de Pamplona ha entregado, como símbolo de reconocimiento, un detalle a un representante de cada uno de estos grupos. Lo han recogido la farmacéutica Cristina Iriarte, en representación de ese colectivo; el agente de policía municipal Juan Antonio Castro desde el ámbito de la seguridad; la trabajadora social del Ayuntamiento de Pamplona Sagrario Zueco por servicios sociales; la técnica municipal María Díaz de Rada en representación de acción comunitaria; la voluntaria de Cáritas Sagrario Goñi como parte del voluntariado; el librero Carmelo Buttini en nombre del pequeño comercio; el trabajador de FCC Iñaki Ibáñez desde el sector de la limpieza y el responsable de la Ciberaula de la Casa de la Juventud Pablo Aragón como representante del colectivo de los jóvenes.

En el acto también han participado la banda municipal La Pamplonesa, la Capilla de Música y la Orquesta Sinfónica de Navarra y se han proyectado dos audiovisuales que han mostrado cómo Pamplona vivió los peores momentos de la pandemia y la manera en la que desde la capital se está haciendo frente a las consecuencias negativas del virus.

Fotografía de DIARIO DE NAVARRA.

Dejar Comentario

X