Fekra

NOTICIAS

image description

En marcha el Certificado Médico de Defunción Electrónico.

“Otorga mayor seguridad, confidencialidad y minimiza potenciales errores”, según Rafael Teijeira.

A principios de marzo comenzó la fase de pilotaje del nuevo Certificado Médico de Defunción Electrónico, una iniciativa del CGCOM en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística (INE) que dotará de mayor agilidad y facilidad a esta gestión para colegiados y ciudadanos, así como supondrá una actualización inmediata de la información estadística para las administraciones.

En una entrevista publicada en Médicos y Pacientes, el presidente del Colegio de Médicos de Navarra, Rafael Teijeira, pone en valor este proceso de transformación digital que debe de extenderse a muchos otros procedimientos. Destaca, asimismo, la importancia de contar con una firma electrónica “como una herramienta extendida” y fomentada desde la administración.

ENTREVISTA

¿Qué va a suponer para los profesionales médicos el Certificado Médico de Defunción Electrónico?

Es necesario que, en estos tiempos, todos los procesos administrativos se vayan digitalizando. La puesta en marcha del CMD-e facilitará su cumplimentación de forma más ágil e inmediata, sin necesidad de esperar a tener el documento en soporte papel. Ganará en seguridad y confidencialidad y, además de agilizar mucho la tramitación actual, minimiza los potenciales errores.

¿En que cambia el proceso?

El documento es el mismo. El proceso cambia en cuanto a la metodología de cumplimentación y a la agilidad en la trasmisión de la información tanto al INE como al Registro Civil; esta trasmisión de información también debería ser útil en un futuro para otras instituciones que trabajan sobre estos documentos, como los registros de mortalidad.

¿Qué implica este certificado a nivel estadístico?

El CMD-e es un documento médico-legal de gran trascendencia. La cumplimentación de todos sus datos tiene importancia, pero son especialmente relevantes los relativos a las causas de muerte. Estos son fundamentales para establecer las estadísticas de mortalidad y, por tanto, condicionan la toma de decisiones en lo relativo a políticas sanitarias, entre otras.

Como médico forense ¿Qué otras líneas de trabajo pueden abrirse en este campo desde las corporaciones médicas y las administraciones?

La comunicación telemática de los estudios y dictámenes forenses es algo habitual en Navarra, Comunidad en la que ejerzo mi labor profesional. En otras Comunidades Autónomas, quizá la herramienta está menos desarrollada. En todo caso, un objetivo no alcanzado hasta ahora en nuestro ámbito, debe ser compartir información entre los Institutos de Medicina legal a nivel nacional. Esta información integrada es de gran interés tanto en el ámbito de la patología como de la clínica forense, y también lo es para la sociedad en general.

¿Esta iniciativa ayudará a visibilizar la necesidad de contar con un sistema de firma electrónica?

Sin ninguna duda. La firma electrónica debe ser una herramienta extendida y de uso cotidiano. La administración debe propiciar su uso y también deben hacerlo los Colegios profesionales en su relación con los colegiados.

Los Colegios de Médicos y el CGCOM cuentan con multitud de servicios para los colegiados que a veces no se conocen debidamente ¿cómo cree que se puede llegar a ellos?

Este es un problema que con frecuencia nos planteamos los miembros de las corporaciones colegiales. En nuestro caso, el año pasado, en plena crisis aguda COVID -19, pusimos en marcha una APP que ya se ha descargado una mayoría de nuestros colegiados y que, entre otras objetivos, pretende precisamente dar a conocer todos los servicios que son prestados por el Colegio. La APP es una herramienta rápida y eficiente para el acceso a todos los servicios que se prestan con solo un clic. Podríamos decir que es la mejor forma que conocemos de tener esa cartera de servicios permanentemente actualizada. A día de hoy, los colegiados utilizan la APP con frecuencia porque saben que pueden encontrar información útil en ella, incluye los servicios generales habituales en un Colegio, y otros servicios exclusivos y de contenido lúdico. Herramientas como esta, y tener webs claras e intuitivas, facilitan el acceso a la información sobre nuestros servicios.

¿Qué servicios destacaría para los colegiados?

Los Colegios deben ser la referencia para los colegiados y los servicios que ofrezcamos deben ir más allá de los habituales, sin olvidarnos de éstos. En una encuesta que realizamos en 2018 para desarrollar nuestro plan estratégico, los colegiados valoraron que los servicios más reconocidos son: la formación continua, el registro y evaluación de méritos para reclamación de carrera profesional (en Navarra lo hacemos en el Colegio por delegación de la administración), currículums, baremos… y la asesoría jurídica. También fueron muy bien valorados otros servicios y actividades como certámenes de casos clínicos, becas de formación y centro de reconocimientos médicos. Siendo la formación un pilar fundamental de los Colegios, el desarrollo de una plataforma online de formación que permita su acreditación -como la que hemos desarrollado en el Colegio de Navarra- resulta imprescindible en estos momentos y a futuro.

¿En cuáles hay que implementar un proceso de transformación digital?

En todos es incuestionable, eso sí combinando con la presencialidad.

Comienza en Ciudad Real la fase piloto

Esta primera fase piloto tiene lugar en Castilla La Mancha, en concreto en la provincia de Ciudad Real, para lo que se ha contado con la plena colaboración del Colegio de Médicos provincial y del servicio de salud de la comunidad autónoma (SESCAM).

Ante la necesidad de transformación digital de este tipo de trámites y gestiones detectado por el CGCOM, el Certificado Médico de Defunción Electrónico permitirá la gestión segura y eficiente de los procedimientos privados y públicos en los que intervengan este tipo de certificados. En los actuales modelos de certificados médicos en soporte papel no existe ningún sistema que permita la comprobación, de forma automatizada, de la identidad del médico firmante del certificado.

Esta situación impacta de forma negativa en el valor y en la función de este acto médico, por lo que se ha considerado necesario proceder a la implementación de Certificados Médicos de Defunción en soporte electrónico, fiables e interoperables con el fin de permitir la gestión segura y eficiente de los procedimientos privados y públicos en los que intervengan este tipo de certificados.

Además, este nuevo modelo establece una nueva forma de actuación de forma que un único instrumento sirva para realizar la inscripción del fallecimiento en el Registro Civil y haga la función de cuestionario estadístico necesario para elaborar las estadísticas del Movimiento Natural de la Población y de Defunciones según la Causa de Muerte sujetas a la Ley de la Función Estadística Pública. En este sentido el certificado permitirá también registrar en tiempo real la cifra de fallecimientos a causa de la COVID-19. (Información convenio)

Es importante destacar que para los médicos y médicas colegiados esta transformación no supone ningún cambio a la hora del procedimiento que tan sólo se vuelve más ágil e intuitivo para guiar al facultativo para la correcta cumplimentación. Además, podrá completarse en cualquier momento, aunque este no sea activado de manera urgente o inmediata.

También, este nuevo procedimiento permitirá la generación de un código de activación certificado que permitirá poder realizar una copia impresa de este documento, así como para su oportuna presentación en los Registros Civiles correspondientes (esta fase de activará en unos meses).

 

 

Dejar Comentario

X